PAU Y MARCO DESPUÉS DEL POSTRE

TE AMO

martes, mayo 16, 2006

Misia canta fado y lo canta como si se le fuera la vida en mostrar la melancolía de un puerto portugués en invierno, frío, de luz tenue, húmedo, con el óxido haciendo dibujitos en las metálicas paredes de las casas con el viento calando hasta los huesos, resfriando y mejorando a los habitantes de un lugar que mira hacia el mundo pero está lejos. De ahí surge lo melancólico del fado, del frío que se siente cuando se pierde algo en un barco que volverá distinto y en otro barco. El fado es triste y Misia lo canta como nadie, pero hoy no podemos tener pena porque iremos a un lugar donde también se ve el mar, también hay barcos que llegan y se van, pero que no dejan promesas y no vuelven nunca más, sino barcos que se mueven suavemente en un mar que no se agita, un mar en calma lleno de delfines. Porque iremos hacia lugares donde seremos felices mirando el mar sin el amor de los marineros, que besan y se van, veremos las olas desde el amor que sentimos y que irá difundiéndose en el agua y multiplicándose y nos daremos cuenta que será tan fácil ser felices mirando el mar juntos. Misia canta el fado de una forma tristísima, pero hoy no debemos estar tristes. Te amo.

7 Comments:

Publicar un comentario

<< Home



Nos gusta mucho
que les guste
 
Google
Search WWW Search pauymarcodespuesdelpostre.blogspot.com